,

Cachondeo máximo después de que este gato cabreado se colase en un Belén

Patrocinados

Paseas por tu ciudad un día cualquiera de diciembre. Las luces de Navidad –que el ayuntamiento puso hace dos semanas– iluminan las calles, y las familias compran felices con una sonrisa en sus rostros. Han llegado las fechas en las que todos somos un poquito más buenos y –también– un poquito más hipócritas.

Todo es más bonito, todo es de color de rosa, y te detienes frente a un Belén cuando observas que tiene un invitado muy especial. El ocupante habitual del pesebre ha sido reemplazado y, en su lugar, sentado en la cesta, hay un gato muy rechoncho y gruñón.

Patrocinados

Esto fue lo que le sucedió a la fotógrafa Brooke Goldman, que después de dejar a su pareja en la estación de tren se encontró con este “gato navideño” cuando regresaba a casa: “Me partí de risa. Supongo que podría decirse que me alegró el camino hasta casa. Me levantó el ánimo, sin duda alguna”. 

Fuente: BoredPanda

Patrocinados

La simpática imagen del gato gruñón como parte de este Belén ha corrido como la pólvora por Internet, despertado el espíritu navideño en muchos usuarios de las redes sociales. 

 

 

 

Patrocinados