, ,

De la miseria de Nepal a una impresionante mansión: Jesús Calleja emociona contando la vida de sus hijos adoptivos

Patrocinados

El pasado miércoles 27 de septiembre, la casa de Jesús Calleja se convirtió en el improvisado plató de televisión de Mi casa es la tuya, el popular programa de entrevistas presentado por Bertín Osborne. Y fue una de las grandes protagonistas del programa: según cuenta El Español, se trata de una mansión en medio de la naturaleza, a unos 300 metros del centro de Golpejar de la Sobarriba, un pequeño pueblo de 275 habitantes de la provincia de León.

La propiedad cuenta con un jardín de nada más y nada menos que 15.407 metros cuadrados —de los cuales, 400 corresponden sólo a la casa—, además de algunas cosas que no se ven todos los días: un helipuerto y un hangar de 90 metros cuadrados en el que guarda su helicóptero. Además, en la finca podemos encontrar también una charca de riego, dos almacenes, un rocódromo y varios garajes. Lo normal, vamos.

Patrocinados

Se dice que el presentador adquirió el solar hace 28 años por 1,7 millones de pesetas, y que allí fue construyendo poco a poco su cuartel general. Desde él, dirige sus dos empresas: Himalaya Sol y la productora audiovisual Zanskar, creada en 2009 para producir esos programas de viajes y aventuras que presenta y que le han llevado a la fama. De hecho, esta faceta de empresario le ha servido para ser elegido “Empresario leonés del año” por la Junta Directiva de la Federación Leonesa de Empresarios.

Patrocinados

Pero no fue lo único digno de mención del paso de Calleja por el programa de Bertín: aunque sabíamos que tenía, al menos, un hijo adoptivo, hasta ahora nadie conocía en profundidad la particular familia del presentador… ni el enorme corazón que tiene.

Ganesh, su hijo oficial, era un sherpa de Nepal al que el presentador encontró en unas condiciones inhumanas. “Es una carambola de la vida“, contó Calleja cuando el cantante se interesó por su faceta como padre.

“Me hice cargo de este chico, le adopté. “Estaba con unos amigos y vino un chico que chapurreaba cuatro palabras en español y nos hizo de guía. Era salado como él solo, que te morías de gracioso.”

Me lo volví a encontrar tres o cuatro años después. Y descubrí que en Nepal hay una casta que cuanto tiene un hijo no deseado, lo entregan a un hospicio y a los tres o cuatro años, o se escapan o les sueltan porque no hay dinero para mantenerlos“, relató el presentador.

Volví a verle dos o tres veces más y, de repente, le encontré muy malo“: el joven había contraído tuberculosis y no conseguía recuperarse debido a las duras condiciones de vida de su país. Pero Calleja demostró su gran corazón.

Conseguí traerlo a España. Estuvimos un año para quitarle la tuberculosis. Luego no quería volver a Nepal ni loco“, así que decidió adoptarle.

“Empezó a llamarme papá. Claro, era muy zalamero y, al final, decidí adoptarle.”

Cuando el chico ya dominaba el español bien español, el aventurero le prometió una moto si aprobaba todo. Pero Ganesh le dijo que no quería una moto, que lo que quería era que fuesen a Nepal a buscar a su mejor amigo, que por lo visto también estaba muriendo de tuberculosis.

Y eso hicieron: Calleja se trajo también al amigo y, poco después volvió para traer a la hermana de Ganesh. Ahora, estos tres “hijos adoptivos” viven en España y lógicamente están tremendamente agradecidos al aventurero.

Patrocinados