, ,

Encontró un KitKat sin oblea, y reaccionó pidiendo a Nestlé lo que todos habríamos pedido

Patrocinados

Comprar golosinas puede ser algo muy serio, y en las últimas semanas hemos podido comprobar hasta qué punto: no solo está el caso de aquel hombre que compró un Nesquik en un súper de Zaragoza… y encontró una “sorpresa” valorada en 13.000 euros. También recordamos cuando un tipo descubrió que en España hay un poco de racismo involuntario gracias a una bolsa de Conguitos

Y tan serio es el mundo de las golosinas, que por supuesto esperamos que cuando las compramos, las cosas estén perfectas. En caso contrario, pueden echar al traste la satisfacción que normalmente supone comerte una. Y eso es exactamente lo que le pasó a nuestra protagonista.

Patrocinados

Se llama Saima Ahmad, y es una estudiante del King’s College en Londres que tuvo un momento de decepción mayúscula cuando compró un KitKat… y descubrió que el chocolate no tenía la esperada oblea. Y claro, de haberlo sabido, hubiera comprado cualquier cosa excepto un KitKat.

Patrocinados

Ahmad no iba a aceptar una injusticia así, y ha escrito a Nestlé sobre tu tragedia. Por lo visto, Ahmed ha citado un precedente legal de alrededor de 1930 en su caso contra la compañía. Y es que Ahmad le ha pedido a Nestlé la recompensa definitiva: suministro de KitKats de por vida.

Este es un fragmento de su petición:

“Hay una cuestión específica que tienen que cumplir y es la consistencia en su proceso de fabricación. Un fallo a la hora de fabricar sus productos resulta en un producto defectuoso. Como resultado, siento que me han engañado para darles mi dinero para comprar un producto que es claramente diferente del anunciado por Nestlé.

La pérdida que he sufrido es de carácter económico y emocional. Me gustaría la devolución del dinero del pack de KitKat que he comprado. Además, he perdido mi fe en Nestle. Claramente, si quisiera haber comprado una golosina que fuera solamente de chocolate, hubiera comprado una barra de Galaxy.

Por lo tanto quiero pedir un suministro de KitKat de por vida, de forma que pueda servir de control de calidad —por lo que parece me necesitáis más de lo que yo os necesito.”

Claro, porque para eso quieres un cargamento de por vida de chocolate. Para hacer de control de calidad.

Ahmad además ha dicho que no es la primera en sufrir este problema: “he investigado este problema y no es la primera vez, ha ocurrido varias veces“.

“Me he encontrado un KitKat de chocolate sólido sin oblea… ¿qué hago?”

“¿Qué ha pasado aquí, KitKat? ¡No hay oblea! ¡Es triste pero tenemos que cortar!”

“Tengo un KitKat sin oblea, ¿qué vais a hacer al respecto?”

Por el momento, Nestlé no ha contestado a la carta, pero es difícil no estar de acuerdo con la lógica de Ahmad: si no es crujiente, no es KitKat.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, hemos encontrado en Instagram al niño del Kinder Bueno… y está más bueno que el chocolate.

Patrocinados