, ,

Esta chica en Tinder solo se deja conquistar con tres mensajes para atraer su interés, ¿demasiada presión?

Patrocinados

Tinder triunfa en el móvil por el mismo motivo que First Dates triunfa en la televisión. Vivimos en una sociedad obsesionada por las citas y nos gusta tanto tenerlas, como saberlo todo sobre las de los demás. Y disfrutamos tanto cuando se conoce a gente fantástica, como cuando tenemos esos encuentros surrealistas que son una decepción mientras nos están ocurriendo, pero que luego nos morimos por contar a nuestros allegados.

Lo cierto es que la aplicación que en 2014 convirtió las citas-casi-a-ciegas en lo más normal del mundo ha revolucionado la manera de ligar. Y aunque a veces nos desencantemos de la aplicación y la abandonemos una temporada, siempre ocurre lo mismo: tus amigos y amigas no paran de quedar con gente guay —o eso dicen ellos—, y acabamos volviendo a caer. A pesar de que en la práctica seamos tan patanes como nuestro protagonista de hoy.

Patrocinados

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.

Patrocinados