,

¿Fábrica de compresas? Creemos que la persona que pone nombre a sus productos fuma cosas raras

Patrocinados

Que en numerosas ocasiones la publicidad de ciertos productos consigue cautivarnos con sus espectaculares imágenes, no es ningún secreto. Y es que, cuando los publicistas hacen su trabajo, eso es precisamente lo que buscan: que nos sintamos irremediablemente atraídos por el producto. Todos y cada uno de los detalles están minuciosamente estudiados, incluyendo la luz, el ángulo de los planos, los colores, etc.

Pero a veces, en lo que aparentemente debería ser más sencillo, poner nombre o describir un producto, los publicistas se vuelven rebuscados… y nunca tanto como en el caso de estas compresas, donde sospechamos que el proceso de elección de nombre tuvo que ser de lo más alucinógena. Todo para llegar a un resultado que a muchas mujeres no les ha hecho ni pizca de gracia.

Patrocinados

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que a Frenadol le ha salido muy cara su letra pequeña en su último anuncio, y la han liado así de parda.

Patrocinados