,

Frank Blanco denuncia en directo la “humillación tremenda” de su portada de Men’s Health

Patrocinados

Aunque, según ha contado él mismo, no fue muy precoz a la hora de comer sólidos, ya que se alimentó de papillas hasta los 7 años, sí lo fue profesionalmente: con solamente 13 años , Frank Blanco ya tenía su propia sección en la radio de su pueblo… y a los 18 tenía su primer contrato laboral indefinido.

De Radio Mollet, daría el salto a Madrid, donde durante las últimas décadas ha estado al frente de algunos de los programas de mayor éxito en radio y televisión de las últimas décadas. Recordemos que ha pasado por Crónicas marcianas, por Caiga quien caiga, por Gran Hermano… y ahora triunfa a lo grande presentando Zapeando.

Patrocinados

De todo esto habla Frank en su libro “Sobrevivir a los cuarenta”, editado por Planeta, donde el catalán confiesa cómo está siendo la experiencia de vivir la década de los cuarenta, y afrontando todo tipo de temas: el trabajo, la familia, la salud, el sexo y la política, entre otros.

Además, relata todo tipo de anécdotas vividas durante los últimos cuarenta años: sus errores de principiante, su primera vez, su pequeño encontronazo con Shakira o su salida del Grupo Prisa.

Patrocinados

De algunas de estas cosas habló Blanco cuando, junto a Lorena Castell y Quique Peinado, saltaron de Zapeando a El Hormiguero como invitados el pasado jueves, 8 de febrero.

Los tres rostros de La Sexta compartieron confesiones con Pablo Motos y el resto de su equipo, pero la más comentada fue una realizada por Blanco que sorprendió a los espectadores de Antena 3:

“Mi portada para Men’s Health fue una humillación tremenda para mí.”

Hay que remontarse al 2012 para encontrar la portada a la que se refiere Frank: por entonces, presentaba ¡Anda ya!, y decidió someterse al reto que la revista propone a distintos rostros populares, que en su caso consistía en perder hasta 16 kilos en cinco meses.

Recordemos que el propio Motos se atrevió con tan particular apuesta, así como otros presentadores como Bertín Osborne —que no salió airoso—, o Uri Sabat junto a Jorge Cremades.

Pero, ¿qué pasó con la portada de Frank Blanco? Pues, a diferencia de todas las anteriores, a él le obligaron a salir en la portada con camiseta, en vez de luciendo los abdominales definidos de otros participantes en el reto.

“Esa portada no fue tan portada, fue una humillación tremenda”, confesó.

“Juro que yo quería quitarme la camiseta pero al parecer no se había logrado tener una tableta para rallar tomate. (…) Me quedé tocado porque me esforcé muchísimo. Las pasé putas para que al final el resultado no luciese tanto.”

El presentador se quedó cabizbajo, siendo consolado por sus acompañantes.

Después, pondría la nota de humor con otra confesión: de pequeño, le pillaron robando chucherías en una tienda de su barrio.

“Lo hice una vez y nunca más… porque me pillaron.”

“Lo peor fue que fueron a por mi madre, por eso nunca más lo he hecho, porque se lo dijeron a ella y me dio mucha vergüenza”, reveló ante las risas de sus compañeros.

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Patrocinados