,

Jordi Cruz se derrumba por primera vez en televisión tras hacer una valiente confesión sobre su pasado

Patrocinados

Risto Mejide reabrió su Chester el domingo 26 de noviembre con nuevas entregas en Cuatro, y lo hizo a lo grande: el programa de entrevistas estrenó la segunda temporada de su renovada etapa con una charla sobre el miedo que contó con la visita de María Teresa Campos. Y no decepcionó: el polémico publicista logró lo que durante muchos años no había logrado nadie: que la presentadora se sentara y soltara todo el lastre que tiene guardado de algunas de sus competidoras… como Toñi Moreno.

Ahora le ha tocado el turno a Jordi Cruz, que se ha sentado en Chester el domingo 10 de diciembre, y la magia ha vuelto a suceder: se ha abierto en cuerpo y alma ante Risto… tanto, que ha terminado rompiéndose de emoción delante de las cámaras.

Patrocinados

Tras recibir su tercera estrella Michelin, el famoso —y polémico— jurado de MasterChef asegura estar atravesando una etapa profesional de lo más dulce… pero eso no quita que en su pasado haya muchas luces y sombras en su vida que no ha ha dudado en detallar en Cuatro.

Jordi ha acabado derrumbándose cuando revelaba algunos detalles especialmente complicados de su dura infancia. Además, confesó algunas travesuras de aquellos años.

Patrocinados

De niño me sentía muy chiquitito“, aseguró el cocinero, explicando que es el hermano más pequeño de un matrimonio de clase humilde que tuvo 6 hijos. Así, tanto él como sus hermanos se vieron obligados a trabajar desde muy jóvenes para hacer frente al día a día.

“Yo buscaba cariño desesperadamente, buscaba tener amigos, sentirme más integrado. Era malo en los estudios y vi que tenía una puertecita que se me da bien: la cocina.”

Pero hay más: afirmó, emocionado, que le pesa que su padre jamás le dijera que le quería. Sin duda, el de su progenitor, fallecido hace cinco años, ha sido el tema más duro de la entrevista.

“Mi padre tenía una serie de frustraciones. Unas expectativas que no pudo cumplir y pasó sus últimos años enfadado un poco con la vida. Tenía tendencia a estar enfadado.”

Yo soy de silicona. Tengo la misma enfermedad que mi padre. No saber sentir. Nunca me dijo te quiero ni yo a él“, confesó Jordi.

“Vi cosas que no quería para mí y que las tenía dentro. No quiero ser como mi padre. También es cierto que yo he tenido una vida mucho más sencilla que la suya pero esas carencias tengo que intentar no tenerlas.”

Continuó relatando su infancia a Risto, dejando claro que su madre le había dado muy pocas “hostias“… pero las que le había dado, habían sido muy merecidas. Reveló que incluso fue pillado delinquiendo.

Ante un perplejo presentador, reveló que una vez robó 10.000 pesetas a su madre para comprar chucherías a todos sus compañeros de clase, para “ganar su cariño… o que la Guardia Civil acabó deteniendo a sus hermanos y a su cuñado por robar unos neumáticos:

“Un día, con otro bobo, me fui a robar neumáticos. Me junté con tres, mi hermano, mi hermana y mi cuñado. Mi hermano y yo éramos dos idiotas y cuando estábamos en plena faena llegó la Guardia Civil. Nos pillaron. Cuando llegué a mi casa a mi madre se lo había contado un amigo de la familia que era del cuerpo y me dio una hostia.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Patrocinados