, ,

La anciana “sin techo” apaleada en Madrid recibe la mejor de las noticias

Patrocinados

Flor, una mujer rumana de 85 años que duerme en la calle en el distrito de Chamberí, fue brutalmente agredida la madrugada del pasado jueves 23 de noviembre, según denunció la Fundación Rais. En un suceso que ha indignado a las redes sociales, entre dos y cuatro individuos la emprendieron a patadas contra la mujer, que no pudo huir como hizo su pareja. Al tratarse de un delito de odio, ha intervenido la Brigada Provincial de Información para investigar lo ocurrido y detener a los autores.

La mujer se encontraba pernoctando en el hueco de un portal en la calle del Cardenal Cisneros junto con su pareja; irónicamente era el Día internacional de las Personas Sin Hogar. Ambos estaban tapados con mantas y cartones para guarecerse del frío de la noche, hasta que alrededor de las 3:30 se acercaron varios agresores con botellas en la mano. Primero empezaron a insultar a la pareja para después, sin que la mujer tuviera tiempo de reaccionar, empezar a golpearle en el abdomen y en la cabeza. Mientras que su acompañante logró huir a la carrera, ella no tuvo esa suerte. Cuando terminaron, los atacantes se marcharon de inmediato.

Patrocinados

Vecinos de la zona contaron a la policía que la mujer frecuentaba la calle, y que era conocida como la abuela del barrio. Según contó la anciana a los facultativos del Samur que acudieron para atender a las 11:00, le habían robado los cartones y algunas pertenencias. La mujer declinó la asistencia.

Patrocinados

Ahora, Lagarder ha informado en las redes socilaes que la mujer, de 84 años, ha viajado junto a su pareja en autobús a Rumanía, donde pasarán las Navidades y algunas semanas más junto a su familia. Ha sido precisamente el Samur Social quien ha pagado los billetes a la mujer, tras pasar el fin de semana durmiendo en un hotel pagado por Estelada, una persona solidaria con lo ocurrido. Según ha contado la agredida, los agresores le robaron el dinero que ahorraba para el viaje a su país.

De hecho, la Policía estaría investigando esta hipótesis, es decir, que la agresión fuera para sustraerle el dinero que llevaba colgado en un bolso del cuello por parte de una persona que conociera que lo guardaba.

Según cuenta Lagarder, Flor pasará dos meses con parte de su familia, que también es muy pobre, en Rumanía. Por lo visto, la anciana ayuda con el dinero que recauda en la calle a un nieto enfermo y al resto de su gente.

Además, su regreso a España en esta ocasión será diferente: aunque se niega a dormir en un albergue por malas experiencias que ha tenido en el pasado, ha aceptado el ofrecimiento de una mujer llamada Alejandra para que viva en su casa.

Lagarder ha contado que ha recibido decenas de mensajes de solidaridad con el caso de Flor, entre ellos los de mucha gente que también le han ofrecido también cobijo o dinero.

“Una profesora, Silvia, le ha dado 200 euros esta mañana en la estación de Méndez Álvaro; Laidy, del barrio Salamanca, donó 300 euros; Alejandra 100; y Pedro, un joven con trabajo precario de la calle Fuencarral, que le atiende desde hace años, le donó 100 euros.”

Eso sí, ha recordado que “existen muchas Flor en las calles de España” que necesitan ese tipo de ayuda, especialmente de las instituciones. De hecho, cuando el lunes 27 de noviembre hizo un recorrido por la Plaza Mayor y calles aledañas de Madrid, se encontró con tres casos de hipotermia, que fueron recogidos en ambulancia.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados