, ,

La chulesca reacción de ‘La Manada’ durante el juicio al darse cuenta que estaban siendo dibujados por Ulises Culebro

Patrocinados

Uno de los juicios más controvertidos y mediáticos de los últimos años en nuestro país y que sienta en el banquillo de los acusados a cinco hombres conocidos como ‘La Manada’, a los que se les juzga por la presunta violación de una joven de 18 años en las fiestas de San Fermín del 2016, entró ayer lunes en su recta final con la lectura de las conclusiones.

La primera en exponer dichas conclusiones ha sido la fiscal Elena Sarasate, que ha asegurado que está más que demostrado que los cinco jóvenes abusaron sexualmente de la víctima. Hoy presentarán las conclusiones las tres defensas de los cinco acusados, con la asistencia de 46 periodistas –que tienen completamente prohibido grabar la sesión– y 24 ciudadanos como público.

Patrocinados

Pero ayer hubo un momento en el que los miembros de la Manada se pusieron muy nerviosos, quizás por primera vez desde que diera inicio el juicio el pasado 13 de noviembre. La periodista de El Mundo, Ana María Ortiz, ha narrado en su artículo como los acusados se sorprendieron cuando descubrieron que Ulises Culebro, el ilustrador de Unidad Editorial, les estaba retratando.

Patrocinados

“El primero en darse cuenta es Alfonso Cabezuelo, el militar de La Manada y el que más cerca está de los 70 asientos que ocupan medios de comunicación y público. Faltan pocos minutos para las dos de la tarde del 27 de noviembre […], cuando Cabezuelo repara en que Ulises Culebro no toma notas, sino que dibuja.”

“Hace partícipe del descubrimiento al guardia civil, sentado a su izquierda, y éste trasmite la novedad al asiento de más allá, el de Prenda, y así sucesivamente ocurre con Escudero y con Boza. Los más cercanos al ilustrador estiran el cuello en un intento de divisar el bloc. Hasta que Cabezuelo no aguanta la curiosidad y llama la atención del ilustrador. Encoge los hombros y muestra las palmas de las manos, como preguntando “¿qué haces?”. Se lleva el dedo al ojo pidiendo ver lo que garabatea.”

“Prenda se levanta como un resorte y se dirige a su abogado. No es audible la conversación, pero no es arriesgado aventurar que advierte al letrado sobre las ilustraciones y que éste debe de responderle que nada puede hacer, que la ley no las prohíbe. Prenda se resigna y se sienta de nuevo.”

Fuente: El Mundo

Patrocinados