, ,

La de Sara y Manolo se convierte en la cita más comentada de la historia de ‘First Dates’

Patrocinados

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de como la sobrina de Azúcar Moreno revolucionó el programa poniéndole morritos a Matías, y soltando la frase más sexual del programa… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Parece que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Y sobre todo, la cena de Sara y Manolo nos enseñó que el público del programa todavía es capaz de disfrutar de una cita a ciegas por su ternura.

Patrocinados

Estamos seguros de que los fans de First Dates recordarán durante mucho tiempo la cena de Manolo, un cordobés de 33 años, y Sara, una gaditana de 23, que en el programa del 4 de diciembre han conquistado el corazón de los espectadores por su forma de ser. Los dos tienen síndrome de Down, y a su paso por el programa ha dominado un comentario: “por fin una cita normal“.

Patrocinados

Y es que First Dates, lejos de plantear la cita de manera morbosa, se limitó a hacer lo que mejor sabe: dar visibilidad a todos los todos los tipos de amor. Manolo fue el primero en llegar y, después de presentarse como auxiliar administrativo y cantaor, le contó a Carlos Sobera su triste historia de amor no correspondido… deseando que el destino le diera otra oportunidad.

Cuando llegó Sara, vio como su cita cantaba junto a su padre una canción que, según él, hablaba de que “los síndrome de Down no somos bichos raros y podemos enamorarnos igualmente“. “Me ha encantado, fue muy bonito“, dijo ella al terminar.

Aunque él estaba nervioso, aseguró posteriormente que en cuanto vio a su pretendiente se le pasó el mal trago. La cita no pudo ser más encantadora: se pasaron la cena cogidos de la mano, diciéndose cosas bonitas e incluso dándose de comer mutuamente durante el postre.

Fue todo tan emocionante que Sara rompió a llorar… al igual que muchos espectadores que no dudaron en compartir su opinión en las redes sociales.

Ah, y por supuesto el amor triunfo, y Manolo y Sara quedaron en volver a verse.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Patrocinados