, , ,

La denuncia de la ridiculez de las tallas de H&M que la marca sueca no quisiera que vieras

Patrocinados

Bienvenido al siglo XXI, donde la dictadura del físico inunda y rechaza todo lo que no sea perfecto, y tener unos kilos de más se ha convertido en un auténtico drama. Dietas, dietas y más dietas llenan las revistas -sobre todo las dedicadas a las mujeres- y las consultas de dietistas y gimnasios se saturan de personas que odian sus cuerpos.

Todos queremos ser modelos, tener una talla menos de pantalón, deseamos ser perfectos para que los demás nos den su aprobación. Y gran parte de culpa la tienen las redes sociales, donde hemos pasado a vivir en un escaparate permanente. Ya no somos nosotros, somos lo que los demás ven en la pantalla de un móvil y de ellos depende nuestra felicidad y autoestima en forma de corazones. 

Patrocinados

En esta obsesión por el “cuerpo diez” también entran en escena las marcas de ropa, que con sus diferentes tallas pueden hundir en la miseria la autoestima del más pintado. La última en sufrir este disparate de tallajes ha sido Lowri Byrne, una mujer de Gales que publicó un indignado post en su perfil de Facebook para contar que le había costado sangre, sudor y lágrimas entrar en un vestido de la talla 44 de la marca H&M, cuando ella suele llevar la 40. Pongamos freno a esta locura.

Este es su mensaje:

Patrocinados

“Por favor, haced algo con las tallas porque esto es totalmente ridículo.

Yo llevo una talla 40 y no tengo mucho pecho y hoy en una tienda H&M he tenido que preguntar si tenían este vestido en la talla 46 (y no había). El vestido que llevo en las fotos es de la talla 44, y casi no podía respirar. Me molesta y no solo porque quería comprarme el vestido, sino porque muchas mujeres se toman muy en serio la talla de vestido que se compran. Si yo fuera una de esas chicas (por suerte no lo soy), me dejaría hecha polvo tener que pedir una talla 46. 

Cuando pregunté si tenían el vestido en la talla 46, la dependienta me dijo: ‘Ah, sí, de ese modelo hay que coger un par de tallas de más’. ¡Un par! Deberíais daros cuenta de que tenéis que revisar las tallas, porque no es normal que haya que buscar una prenda tres o cuatro tallas más grandes”. 

Patrocinados