,

La estremecedora reflexión de Almudena Grandes sobre la víctima de “La Manada”

Patrocinados

El pasado martes 14 de noviembre, el juicio por la supuesta violación grupal a una joven durante los Sanfermines de 2016 contó con el testimonio de la denunciante, que en el momento del suceso apenas tenía 18 años. Se considera que su testimonio, además de los nada más y nada menos que siete vídeos grabados por los acusados con sus teléfonos móviles, son en estos momentos las principales claves del proceso. La declaración de la joven por lo visto se alargó durante cuatro horas, con varias interrupciones para deliberaciones del tribunal.

Sin embargo, un detalle se ha encontrado entre lo más polémico de la jornada: y es que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha tomado en consideración un informe de unos detectives privados contratados por una de las defensas, que por lo visto se dedicaron a seguir a la joven durante las semanas posteriores al suceso. Aunque el expediente ya había sido incorporado a la causa, ahora se ha añadido una publicación de “carácter festivo” que la víctima compartió en redes sociales y sobre la que la chica habría sido repetidamente interrogada. Su respuesta fue coherente: tiene fotos de viajes o de fiesta porque es una chica veinteañera que quiere rehacer su vida, explicó.

En las redes sociales se ha liado parda no, lo siguiente, al saber esto. Entre las reacciones más comentadas, han estado la de la actriz y directora Leticia Dolera, o la de un tuitero que ha desmontado la supuesta “vida normal” de la chica. También ha sido muy aplaudido el gesto de un equipo de barrio de Madrid en apoyo a la víctima.

Patrocinados

Por otro lado, se ha criticado mucho el vídeo que ha compartido Torbe, en el que defiende a “La Manada y ofrece una estrambótica explicación sobre lo que pudo ocurrir. Y también han estado en el punto de mira unas antiguas declaraciones de la psicóloga de Sálvame que hace unos meses ya presagiaba el tratamiento que le iban a dar los medios al juicio.

Patrocinados

La última en pronunciarse ha sido la escritora Almudena Grandes, que ha reflexionado en la Cadena Ser sobre la decisión del tribunal de admitir a trámite ese infame informe elaborado por un detective privado. “Está transmitiendo a la sociedad que, para ser creída, respetada, una mujer violada debe seguir sufriendo después de haber sufrido“, dice Grandes, antes de concluir que “una presunta decisión técnica se convierte en un acto de violencia sobre las mujeres. Uno más“.

“Porque lo que pretende culpabilizar a la víctima de “La Manada”, sembrar dudas sobre su condición moral, es que se atreviera a salir a la calle, a tomar copas con sus amigas, después de haber sido violada, en lugar de quedarse en su casa con todas las persianas bajadas y la cabeza cubierta de ceniza.”

Este es el texto completo, tal y como recoge El Huffpost:

“La violación es un delito. Violar a una prostituta, a una mujer promiscua, a una noctámbula, a una alcohólica, a una drogadicta, a una mendiga, no es ni más ni menos grave que violar a una virgen adolescente de misa diaria o a la propia esposa dentro del matrimonio, porque todas las violaciones son uno y el mismo delito. La condición moral de la víctima, sus costumbres, su conducta, son factores tan irrelevantes aquí como en cualquier otro crimen. Se podría pensar que admitir como prueba el informe de un detective sobre la vida cotidiana de la víctima de una violación sería parecido a aceptar, en un caso de asesinato, un testimonio que probara que el muerto era un malvado que merecía morir, para que la defensa solicite que se considere como atenuante. Podría parecer lo mismo, pero no lo es. Porque lo que pretende culpabilizar a la víctima de La Manada, sembrar dudas sobre su condición moral, es que se atreviera a salir a la calle, a tomar copas con sus amigas, después de haber sido violada, en lugar de quedarse en su casa con todas las persianas bajadas y la cabeza cubierta de ceniza. Eso es lo que el tribunal ha valorado, y al hacerlo, no sólo ha asumido que la calle, la noche, la diversión, son un territorio masculino. También está transmitiendo a la sociedad que, para ser creída, respetada, una mujer violada debe seguir sufriendo después de haber sufrido, renunciar de por vida al placer y a la alegría para que se tome en consideración su sufrimiento. Así, una presunta decisión técnica se convierte en un acto de violencia sobre las mujeres. Uno más.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados