, ,

La sobrina de Azúcar Moreno revoluciona ‘First Dates’ poniéndole morritos a Matías, y soltando la frase más sexual del programa

Patrocinados

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Parece que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Por ejemplo, gracias a la cena de Paola y Miguel, hemos descubierto que es buena idea dejar claras tus expectativas… pero igual es bueno cortarse un poco si la cita la van a emitir en televisión.

Patrocinados

Y es que el pasado jueves 16 de noviembre apareció en el restaurante de Cuatro Paola, un camarera y estudiante de tan solo 18 años, que confesó considerarse una “gitana moderna“… y ser sobrina del famoso dúo eurovisivo Azúcar Moreno. La joven no se cortó en ningún momento, e incluso llegó a ponerle morritos a Matías, el camarero —pareja de Lidia Torrent.

Podéis ver el momentazo en este vídeo, a partir del minuto 32:35.

Patrocinados

Está claro que la joven vino a revolucionar el programa, ¡y vaya si lo consiguió! La cita fue realmente a ciegas, es decir, ambos pretendientes llevaban un comensal. Y tras dejar a un lado a Matías, a Paola le presentaron a Miguel, un joven DJ que aseguró que era muy famoso… y del que la gitana aseguró sin pelos en la lengua que “no le conoce nadie.

La cita no tuvo desperdicio: ambos comensales jugaron a toquetearse, dar de comer el uno al otro… e incluso a darse un primer beso, que manchó de carmín el antifaz del chico. “Yo es que soy muy erótica“, aseguró Paola.

Sin embargo, lo más comentado de la sobrina de Encarna y Toñi Salazar fue sin duda una confesión que realizó en otro momento de la velada:

“Me gustan los empotradores porque me gusta que en la cama me den caña, igual que yo se la doy a ellos. Que ellos me den a mí triple.”

Miguel por su parte tampoco se cortó y le preguntó la talla del sujetador. La cita claramente fue todo un éxito, terminó con ambos comensales asegurando que querían seguir adelante con su amor.

De hecho, cuando le tocó a él explicar su decisión final, lo tuvo claro:

“Venga, vámonos de aquí corriendo.”

Y Paola, feliz de la vida

Así vivieron la cita en las redes, donde hubo división de opiniones sobre Paola… y mucho cachondeo:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados