, , ,

“Me provoca una rabia y un asco tremendos”, Carles Francino estalla con una estremecedora reflexión sobre la víctima de “La Manada”

Patrocinados

El pasado martes 14 de noviembre, el juicio por la supuesta violación grupal a una joven durante los Sanfermines de 2016 contó con el testimonio de la denunciante, que en el momento del suceso apenas tenía 18 años. Se considera que su testimonio, además de los nada más y nada menos que siete vídeos grabados por los acusados con sus teléfonos móviles, son en estos momentos las principales claves del proceso. La declaración de la joven por lo visto se alargó durante cuatro horas, con varias interrupciones para deliberaciones del tribunal.

Sin embargo, un detalle se ha encontrado entre lo más polémico de la jornada: y es que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha tomado en consideración un informe de unos detectives privados contratados por una de las defensas, que por lo visto se dedicaron a seguir a la joven durante las semanas posteriores al suceso. Aunque el expediente ya había sido incorporado a la causa, ahora se ha añadido una publicación de “carácter festivo” que la víctima compartió en redes sociales y sobre la que la chica habría sido repetidamente interrogada. Su respuesta fue coherente: tiene fotos de viajes o de fiesta porque es una chica veinteañera que quiere rehacer su vida, explicó.

Patrocinados

En las redes sociales se ha liado parda no, lo siguiente, al saber esto.

Patrocinados

También el periodista Carles Francino, ha planteado una dura reflexión en el programa La Ventana después de conocer la noticia.

Tal y como recoge El Huffpost, se pregunta Francino lo siguiente:

“¿Qué se intentaría demostrar exactamente con ese seguimiento de la chica a posteriori? ¿Por qué interesa tanto cómo es su vida, su día a día? ¿Acaso existe algún patrón de conducta para las mujeres violadas que sirva como certificado de la agresión?”

Para el periodista, “lo que queda meridiana y lamentablemente claro” es que “dudar de la palabra de una mujer que dice haber sido agredida sigue funcionando; o por lo menos sigue formando parte del paisaje“.

Así, sentencia:

“Constatar una vez más que ese cliché de la mujer mentirosa y taimada sigue vigente, me provoca una rabia y un asco tremendos.”

Y que lo digas

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Patrocinados